DIA 3

TEMA: Debemos amar a la familia de Dios PORQUE ASÍ ES COMO AMAMOS A DIOS

Dia 3
PORQUE ASÍ ES COMO AMAMOS A DIOS

El que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto. 1 Juan 4:20

Amamos a Dios al amar a otros.

Los creyentes que nos rodean son importantes para Dios, por lo tanto, ellos deben ser igualmente importante para nosotros. En realidad, decir que amamos a Dios, pero no amar a otros creyentes, se asemeja mucho a decir: “Tú me gustas, pero no me gusta tu esposa”.
La Biblia dice: “Todo el que ama ha nacido de él y lo conoce. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor” (1 Juan 4:7b-8). Si no podemos amar a las personas que se sientan a nuestro lado en la iglesia, ¿cómo podemos aseverar que amamos a Dios, que está en los cielos?
La esencia del amor no es lo que pensamos, lo que hacemos o brindamos a los demás, sino cuánto damos de nosotros mismos. Lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios (Efesios 5:2). El amor nos hace poner a un lado nuestras necesidades y ofrecernos de forma extraordinaria para satisfacer las necesidades de otros creyentes en nuestros grupos pequeños y congregaciones. Amarse unos a otros significa que cedemos nuestras preferencias, comodidades, metas, seguridad, dinero, energía o tiempo para beneficiar a alguien más.
Amamos a Dios cuando nos vemos unos a otros de la manera en que Dios nos ve. Esto quiere decir que dejamos de juzgar a los demás de acuerdo a las apariencias y comenzamos a verlos desde una perspectiva celestial (2 Corintios 5:16). Ver cómo Cristo ve nos permite percibir las cosas que Dios percibe, como por ejemplo en Juan 4, donde Jesús se encuentra con la mujer en el pozo. A juzgar por las apariencias, esta era una mujer con un largo historial de pecados. Su pueblo la rechazó debido a su pasado y los judíos también la rechazaron debido a su procedencia étnica. Pero Jesús vio su verdadero valor y su desesperada necesidad, y la llenó con su agua viva.
Amamos a Dios cuando nos convertimos en hacedores de su Palabra, no solo en oidores. El que escucha la palabra pero no la pone en práctica es como el que se mira el rostro en un espejo y, después de mirarse, se va y se olvida enseguida de cómo es (Santiago 1:23-24). Es realmente posible estudiar diligentemente las Escrituras y, sin embargo, no tener una comprensión del amor de Dios (véase Juan 5:39-40).
Es casi imposible sentarse en un banco de la iglesia y pasarse 30 años asimilando las Escrituras sin hacer mucho por aquellos que nos rodean, y a pesar de eso, aseverar que amamos a Dios. La Biblia dice: “El que afirma: ‘Lo conozco’, pero no obedece sus mandamientos, es un mentiroso y no tiene la verdad. En cambio, el amor de Dios se manifiesta plenamente en la vida del que obedece su palabra. De este modo sabemos que estamos unidos a Él: el que afirma que permanece en él, debe vivir como él vivió” (1 Juan 2:4-6).
La Biblia dice que debemos mostrar amor cada vez que tengamos la oportunidad (Gálatas 6:10) y usar cada ocasión que se nos presente (Efesios 5:2). ¿Está consciente de que constantemente Dios le está colocando personas frente a usted para que tenga estas oportunidades de demostrar amor? El día de hoy podría marcar un nuevo principio en su vida al abrir sus ojos y comenzar a buscar las oportunidades que Dios le está dando.
La Biblia enseña: “Nunca digas a tu prójimo: ‘vuelve más tarde; te ayudaré mañana’ si hoy tienes con qué ayudarlo” (Proverbio 3:28). ¿Por qué ahora es el mejor momento de expresar amor? Porque usted no sabe durante cuánto tiempo tendrá la oportunidad de hacerlo. Las circunstancias cambian. Las personas mueren. Los niños crecen. Usted no tiene garantía del mañana. Si quiere expresar amor, debe hacerlo ahora. En vista de que un día se presentará ante Dios, aquí hay algunas preguntas que necesita considerar:

• ¿Cómo explicará esas veces en que los proyectos o las cosas han sido más importantes para usted que las personas?
• ¿Con quién necesita comenzar a pasar más tiempo?
• ¿Qué necesita recortar de su horario para que esto sea posible?
• ¿Qué sacrificios necesita hacer?

PUNTO PARA REFLEXIONAR:
Amamos a Dios al amar a los demás.

VERSÍCULO PARA RECORDAR:
El que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto.
1 Juan 4:20b

PREGUNTA PARA CONSIDERAR:
¿Qué indica, acerca de su amor por Dios, la manera en que usted le muestra amor a los demás?