DIA 22

TEMA: Estamos relacionados para crecer juntos AL SER EJEMPLOS LOS UNOS DE LOS OTROS

Dia 22
AL SER EJEMPLOS LOS UNOS DE LOS OTROS

Hermanos, sigan todos mi ejemplo, y fíjense en los que
se comportan conforme al modelo que les hemos dado.
Filipenses 3:17

Necesitamos ver modelos para madurar.

Muchas personas cometen el error de pensar que lo único que necesitan para crecer espiritualmente es la Palabra de Dios y la oración. Pero la verdad es que necesitamos personas que nos ayuden a crecer. Un carácter semejante a Cristo se forma mediante las relaciones, no en aislamiento. Hay muchas cosas, que nunca aprenderá por su cuenta, que Dios quiere que usted aprenda acerca de la vida. Esto sólo se aprende en comunidad.
Siempre crecemos más rápido y fuertes, con ejemplos vivos que nos pueden modelar como es una vida con propósito. Necesitamos más que aplicaciones, necesitamos ejemplos. Pablo reconoció el poder de un patrón cuando aconsejó: “Hermanos, sigan todos mi ejemplo, y fíjense en los que se comportan conforme al modelo que les hemos dado” (Filipenses 3:17). Para crecer, necesitamos ver los principios en la práctica. Necesitamos ver a qué se parece el creer cuando esto se traduce en una conducta en situaciones cotidianas.
Cuando Pablo viajaba a una ciudad para iniciar una iglesia, comenzaba por simplemente vivir entre la gente. Él era una “Biblia viviente”, reflejando la vida de Jesús, en quien el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros (Juan 1:14). Pablo vivió la verdad de la Palabra en su carne mientras habitó entre la gente. Después que Pablo salía de una ciudad, él podía escribir: “Pongan en práctica lo que de mí han aprendido, recibido y oído, y lo que han visto en mí, y el Dios de paz estará con ustedes”. (Filipenses 4:9).
¿Quiénes son sus modelos para seguir a Cristo? ¿A quién está observando y de quién está aprendiendo? Permítanme hacer una pregunta aún más fuerte: ¿Es usted un ejemplo para alguien más?
En la escuela elemental, es probable que usted disfrutara de “Muestra y explica”. Cómo creyentes, por lo general somos mejores dando la explicación que mostrando el modelo.
En la cultura actual, el mundo necesita con desesperación personas que puedan mostrar cómo amar a nuestros cónyuges y hacer que el matrimonio perdure; cómo relacionarnos con nuestros hijos; cómo hacer negocios con integridad; cómo manejar el conflicto igual que Jesús. Estas son lecciones que aprendemos al observar a otros.
No sólo necesitamos modelos para crecer, también necesitamos mentores. Los mentores son las personas que han seguido a Cristo durante más tiempo que nosotros y que son capaces de compartir las lecciones aprendidas en la vida. Usted habrá oído que es sabio aprender de la experiencia, pero es más sabio aprender de las experiencias ajenas. ¡La vida es demasiado corta para aprenderlo todo mediante nuestra propia experiencia! Y algunas situaciones dolorosas se pueden evitar si usted tiene la suficiente inteligencia para aprender de los modelos y mentores de la familia de su iglesia.
Pregúntese esto: “¿Cuál ha sido la mayor influencia positiva en mi vida?” Seguramente no fue un sermón, ni un seminario, ni una lección de Escuela Dominical.
Fue alguien que formó su vida por medio de una relación personal.
¿Puede ver la sabiduría de Dios al crear la iglesia, una familia llena de mentores y modelos para nuestro beneficio? Por eso, relacionarse a un grupo pequeño es crucial para el crecimiento espiritual. Es una oportunidad simple para aprender los unos de los otros.
Hoy, emplee unos momentos para prepararse a poner esto en práctica. Escriba nombres de personas en su iglesia y en el grupo pequeño de quienes le gustaría aprender. Luego identifique qué específicamente le gustaría aprender de ellos. Estas personas no tienen que ser perfectas para servir de modelo o mentor. Si la perfección fuera un requisito, nadie excepto Jesús nos podría ayudar.
Para crecer espiritualmente, usted también debe desear ser un modelo o mentor para otros. Tal vez esto lo asuste, pero lo único que necesita es estar un paso más allá de la persona a quien está sirviendo de mentor. Las personas no esperan que usted sea perfecto, ya saben que no lo es. Lo que quieren es que sea honesto. Así que muéstreles sus luchas, no sólo sus éxitos. Por lo general, crecemos tanto a partir de los puntos débiles de los demás como de los fuertes.

PUNTO PARA REFLEXIONAR:
Necesitamos ver modelos para madurar.

VERSÍCULO PARA RECORDAR:
Imítenme a mí, como yo imito a Cristo.
1 Corintios 11:1

PREGUNTA A CONSIDERAR:
¿A quiénes podré mirar como modelos y mentores para mi crecimiento espiritual? ¿A quien deseo servir de ejemplo?