DIA 14

TEMA: Estamos comisionados a alcanzar juntos a otros AL REPRESENTAR A JESÚS

Dia 14
AL REPRESENTAR A JESÚS

Y todo lo que hagan, de palabra o de obra, háganlo en el nombre del
Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de Él.
Colosenses 3:17

Ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí (Gálatas 2:20).

Como creyentes, nuestro papel en la vida ha cambiado. Ya no tenemos la tarea de salir a defender nuestros intereses. Ahora nuestro trabajo es representar los intereses de Jesús. Debemos ser su cara, manos y pies, manifestándonos de parte de él en la vida de los demás. Representamos a Jesús en el hospital, lo representamos en la funeraria, representamos a Jesús en la boda, representamos a Jesús al otro lado de la cerca mientras hablamos con nuestros vecinos.
No somos de este mundo, pero estamos en este mundo. Cumplimos la función de embajadores de Cristo (2 Corintios 5:14-21); Servimos de acuerdo a la voluntad del Rey Jesús. Servimos como voceros y siervos del Reino de Dios, siempre preparados para dar una explicación de la esperanza que tenemos (1 Pedro 3:15), mientras seguimos recordando que este mundo no es nuestro hogar (1 Pedro 2:11).
Alcanzamos a los incrédulos al vivir de manera tal que ellos nos pregunten acerca del Rey que representamos. Como embajadores de Cristo, trabajamos fuertemente para comprender la cultura y así traducir los mensajes de nuestro Rey de manera que los ajenos a su reino entiendan sus mandamientos y normas de gracia.
Ser embajadores es más que sólo un trabajo, es nuestro llamado supremo. Sin embargo, para ser embajadores fieles, tenemos que tomar una decisión muy simple, pero crítica: ¿queremos impresionar a los incrédulos o queremos ejercer influencia sobre ellos? Si nuestro objetivo es impresionarlos, entonces podemos hacer esto a la distancia, pero eso también deja al Reino de Dios a la distancia. Si queremos ejercer influencia sobre los incrédulos, tenemos que acercarnos lo suficiente para que ellos vean nuestras faltas y debilidades, pero ahí es donde también verán nuestra fe como verdadera y necesaria.
¿Cree que Dios quiere que usted impresione o que ejerza influencia sobre los incrédulos?
Aquí hay algunas maneras de extender su influencia como representante de Jesús:
Sonríale a las personas. La Biblia dice que una mirada alegre trae gozo al corazón (Proverbios 15:30). Usted puede influir sobre otros con una simple sonrisa.
Simpatice con la gente. Puede brindar apoyo emocional y ánimo a las personas afligidas. Dios nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido, también nosotros podamos consolar a todos los que sufren (2 Corintios 1:4).
Sirva a las personas. Mientras más sirva a otros en amor, más influencia tendrá sobre ellos. El apóstol Pablo escribió: Aunque soy libre respecto a todos, de todos me he hecho esclavo para ganar a tantos como sea posible (1 Corintios 9:19).
Hábleles. Ser un representante de Cristo requiere valor, debemos hacerle saber a la gente que somos creyentes. Su amor no sólo nos impulsa a explicar nuestra fe, a veces también nos urge a confrontar la mala conducta de otros. Que lo digan los redimidos del Señor (Salmo 107:2).
Sacrifíquese. Cristo, quien por medio del Espíritu eterno se ofreció sin mancha a Dios, purificará nuestra conciencia de las obras que conducen a la muerte, a fin de que sirvamos al Dios viviente (Hebreos 9:14). Un gran sacrificio es igual a una gran influencia, y esto puede significar que su influencia aumentará solo después de que usted salga de su zona de comodidad. Si su sacrificio lo ayuda a cambiar el mundo, ¿valdría la pena sacrificarse?

Ore hoy: “Dios, yo quiero ser tu representante. Quiero que me uses para influenciar sobre cada persona con la que me relacione hoy, muéstrales la profundidad y anchura de tu amor”.

PUNTO PARA REFLEXIONAR:
Ya no vivimos nosotros sino que Cristo vive en nosotros.

VERSÍCULO PARA RECORDAR:
Y todo lo que hagan, de palabra o de obra, háganlo en el nombre del
Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él.
Colosenses 3:17

PREGUNTA PARA CONSIDERAR:
¿Cómo puede usted representar a Jesús en su mundo actual?